La autoexclusión se recomienda cuando siente que necesita tomarse un descanso de las apuestas para evitar o controlar una posible adicción al juego de apuestas.

La desactivación se recomienda cuando quiere tomarse un descanso de las apuestas, incluso si no está en riesgo de desarrollar un problema de adicción al juego de apuestas.